jueves, 28 de agosto de 2008

mujeres calientes

Su lengua se desliza por mi pecho, no puedo soportarlo e involuntariamente mis pezones se paran, cuando llega a ellos pasa su lengua y les da pequeños mordisco, estás cachonda verdad te está gustando, sigo sollozando y no contesto, sus manos pasan por mis nalgas y su dedo deslisa y busca mi ano, empiezo a excitarme mucho, te esta gustando perra, presiona su boca muy fuerte contra mi pecho y lo succiona, me empuja contra el cancel de forma violenta, me voltea de espaldas y me separa las piernas, mueve mi tanga y me empieza a lamer el ano.

Me excito mucho, su lengua se movía alrededor de mi ano, con su otra mano me empezó a frotar la rajita y al meter un pulgar fue cuando se dio cuenta que yo estaba muy mojada, te gusta puta, verdad que te gusta, esás cachonda, su pulgar era grande lo metió hasta el fondo sin batallar por lo mojada que estaba, yo ya no sollozaba solo cerraba los ojos y trataba de no gemir en alta voz. Pensando que si mi hija me ve asi o si esta mi yerno ahi también, ¿te gusta?, su pulgar bien adentro verdad, luego sentí algo de dolor ya que con su otros dedos me frota mi clítoris.